Puerto Rico entre siglos: Historiografía y cultura

octubre 19, 2014

Documento: Albizu Campos y la Gran Guerra, transcripción y nota mínima


  • Mario R. Cancel Sepúlveda
  • Historiador y escritor

Fuente: Universidad del Sagrado Corazón.  Biblioteca Madre María Teresa Guevara. Colección de Documentos de Roberto H. Todd Wells, 1994. RT 1-023:03 Carta de Roberto H. Todd a Col. Orval P. Townsend; 1918. (P. Albizu, ejército)

Jun 7th, 1918

Colonel Orval P. Townsend,

San Juan, P.R.

My dear Colonel:-

This is to introduce the bearer, Mr. Pedro Albizu Campos, who has been highly recommended to me from friends in Ponce. Mr. Albizu Campos is a graduate from Harvard University, and has taken the military training course and said place under the auspices of the Joint Commission of American and French Officers, and as you will see from his credentials, he is highly recommended for a position in the army.

He was transferred to Porto Rico on account of being drafted, belonging to the quota of Ponce.

Mr. Albizu Campos tells me that more than a year ago he offered his services to the War Department, and he was given assurances that he would be accepted, and if you can see your way clear to do as General McIntyre suggests in his letter, which the bearer will show you, it will be greatly appreciated by

Yours very truly,

Mayor of San Juan

RHT EB

Albizu_Militar_2Comentario:

Dejo los datos básicos para que el lector se oriente respecto al contexto de la carta de recomendación arriba transcrita e investigue por su cuenta. El remitente es Roberto H. Tood Wells (1862-1955), un dirigente separatista anexionista a Estados Unidos que fue testigo de la invasión de 1898. En el proceso se hizo coleccionista, memorialista e historiador interesado en el tema del separatismo de fines del siglo 19. Fue además uno de los fundadores del Estadoísmo moderno a principios del siglo 20 y del Partido Republicano Puertorriqueño en cuya representación ocupó una silla en la Cámara de Delegados en 1900 y la alcaldía de San Juan entre 1903 al 1923.

El corresponsal es el Coronel Orval P. Townsend quien recibió la “Army Distinguished Service Medal” en 1921, por su labor en el entrenamiento de la tropas de Puerto Rico que sirvieron durante el conflicto bélico en Panamá. Townsend fue  Comandante del Porto Rican Regiment of Infantry entre el 24 de diciembre de 1918, poco después de que se firmara esta carta, y el 31 de marzo de 1919.

El General Frank McIntyre (1886-1944), a quien el joven Albizu Campos se dirigió “more than a year ago” (1917) con el fin que se le remitiera al frente de combate, es otro distinguido militar que  recibió la “Distinguished Service medal” en 1919 por su labor como Asistente Ejecutivo del Jefe del Personal durante la Gran Guerra.

El documento demuestra la ansiedad del joven egresado de la Universidad de Harvard por servir en las fuerzas armadas durante la guerra, argumento que los investigadores del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y los autores del pliego acusatorio del Gran Jurado de 1936, utilizaron para indicar que de joven aparentaba ser “a lover of American institutions”. El hecho de que no fuese enviado al frente y que por el contrario fuese ubicado en regimientos para negros sobre la base de la separación racial (apartheid), se utilizó para justificar el desarrollo del “odio a América” que manifestó el abogado posteriormente. La lógica era que aquel episodio había producido un profundo resentimiento en el ponceño porque los puertorriqueños se veían a sí mismo como gente blanca. El giro ideológico de Albizu Campos fue reducido a un acto de venganza por una supuesta humillación racial. Lo otro que demuestra el documento es que Albizu Campos sabía a quién dirigirse a la hora de conseguir su propósito.

septiembre 9, 2013

La Transición al Estado Libre Asociado de Puerto Rico


Mario R. Cancel-Sepúlveda:

El Dr. José Anazagasty Rodríguez evalúa la creación del ELA a la luz de la evolución del imperialismo estadounidense.

Originalmente publicado en cogitāre:

La transición al Estado Libre Asociado (ELA) significó la transformación del estado colonial, una mutación del estado colonial clásico a un estado colonial con una autonomía restringida, circunscrita a los confines establecidos por el Gobierno Federal de los Estados Unidos.

En las décadas de los cuarenta y los cincuenta el estado colonial que se formó poco después de la Guerra Hispanoamericana se transformó en otro tipo de estado colonial. Aquel estado colonial de la posguerra había logrado consolidarse con la Ley Foraker y la Ley Jones en las primeras décadas del dominio estadounidense sobre la Isla. Pero, y tras enfrentar una dura crisis en los años treinta, se transformaría ente 1940 y 1952 en un estado colonial con algo de autonomía vis-a-vis el gobierno Federal de los Estados Unidos.

Esa transformación ocurrió en una coyuntura marcada por la transformación de la economía capitalista, una crisis política, y una legislación federal…

Ver original 684 palabras más

agosto 22, 2013

¿Qué es Historiografía puertorriqueña?


  • Mario R. Cancel Sepúlveda
  • Catedrático de Historia y escritor

La Historiografía Puertorriqueña se ocupa del estudio del conjunto de las fuentes primarias y secundarias sobre Puerto Rico.  Una definición convencional de su objeto de estudio sería el siguiente. Las fuentes primarias son aquellas que no tienen antecedente, tales como los manuscritos ubicados en archivos privados o públicos, o los textos fundacionales que inician una discusión sobre un tema. Las fuentes secundarias son aquellas que se apoyan en las primarias, las interpretan y valoran.

El conjunto representa una “biblioteca imaginaria colectiva” que hipotéticamente abarca la producción historiográfica sobre Puerto Rico escrita por puertorriqueños o extranjeros. Siempre hay que tener en cuenta que no existe una fuente pura o inocente y que todas están mediadas por las circunstancias en que fueron producidas. Los preceptos que anteceden solo se presumen para los fines de una discusión introductoria al tema.

El estudio de la Historiografía puertorriqueña permite dos cosas. Por un lado, determinar la imagen de Puerto Rico elaborada por los puertorriqueños; por el otro, determinar la imagen de Puerto Rico elaborada por los extranjeros. En el proceso el especialista estará en posición de establecer las convergencias y divergencias entre ambos extremos. Estudiar la Historiografía Puertorriqueña es una inquisición sobre la evolución de la Identidad Puertorriqueña  a través de sus textos históricos. La discusión que sigue es una guía para la comprensión de la Historiografía Puertorriqueña hasta el siglo 19.

Textos históricos: definición

El concepto “textos históricos” es abarcador e inclusivo. Incluye, sin duda, los textos de historia, política, asuntos jurídicos y administrativos sobre Puerto Rico redactado durante sus cinco siglos de historia bajo el reino de España y Estados Unidos. Pero involucra discursos y productos textuales procedentes de las más diversas disciplinas desde la teología y la religión, hasta la filosofía, la literatura y las disciplinas humanísticas. Desde el siglo 18 en particular, también incluye textos procedentes de las emergentes ciencias sociales. La clave para comprender  un “texto histórico” no es si el mismo ha sido producido por un “historiador” sino la lectura que le demos al mismo: la información histórica puede ser apoyarse en cualquier tipo de texto.

Historiografía puertorriqueña: categorías

Las categorías que propongo se apoyan en varios criterios. El más importante de ellos es la nacionalidad del emisor del discurso y su relación con el concepto de lo puertorriqueño. Se apoya en la relación entre el Yo Colectivo y el Otro para des ese modo, evaluar el desarrollo de la autoimagen del Yo Colectivo, en contraste con la imagen que el Otro desarrolla de nosotros.

pasado-presente-futuro2La primera categoría recoge los textos escritos por los conquistadores y otros oficiales del Reino de España y sus asociados, redactados durante los siglos 16 al 19. Corresponden al periodo formativo de la Identidad Puertorriqueña e incluye una variedad de textos españoles cuyos modelos más conocidos son: las Crónicas, las Cartas y Relaciones, entre otros. Se trata de  textos eminentemente narrativos que informaban sobre la situación de la colonia a las autoridades. En la categoría también se encuentras las  Memorias e Informes de los Gobernadores y el Episcopado, a veces redactados por ellos y otras bajo su dirección. La finalidad de aquellos textos era práctica e informativa: aspiraban ofrecerle al  Reino de España una imagen de sus posesiones y las potenciales fuentes de riqueza para, sobre esa base, establecer políticas concretas o correctivas  en beneficio de la Corona Española. Eran  documentos administrativos que contenían datos estadísticos más o menos confiables. Su utilidad para el historiador es enorme. Para el historiador positivista crítico, ofrecen la oportunidad de conocer numerosos detalles del proceso colonial. Para el historiador cultural, ofrecen un material invaluable a la hora de estudiar la mentalidad de los conquistadores y le informan sobre la opinión que tenían las elites de poder sobre los grupos conquistados

La segunda Categoría incluye los textos escritos por autores insulares, criollos o puertorriqueños desde el siglo 16 al 19. Lo cierto es que la presencia de autores de este origen fue una rareza en el periodo que va del siglo 16 al 18.  Su presencia fue más común durante el siglo 19, en especial desde la década de  1850 en adelante. La dialéctica entre el Yo y el Otro dominaba la escritura en el camino hacia la afirmación de una Identidad. El “insular” era el habitante de las islas por oposición al “peninsular”. El “criollo” era el hijo español nacido en las colonias por oposición al “español” puro. Ambos conceptos equivalían al “indiano” o al habitante de la Indias y su codificación subrayaba la devaluación y el desprecio que el peninsular sentía ante ellos. Nacer en Indias lo devaluaba y eran considerados españoles de segundo grado a pesar de que compartían valores etnoculturales. Esa situación fue crucial para el desarrollo de una  Identidad Puertorriqueña. En Puerto Rico no hay Crónicas criollas, pero existen existen Cartas, Relaciones, Memorias e Informes escritos por insulares y criollos al servicio del Reino de España durante los siglos 16 al 18. Tenían una finalidad informativa pero,  muchos lectores del siglo 19 y el 20, encontraron en ello un “tono” distinto que parecía  ofrecer una “representación alternativa” de la vida colonial. Los autores puertorriqueños del siglo 19 y 20 usaron aquellos textos para justificar  proyectos políticos y culturales modernizadores antiespañoles o para afirmar el nacionalismo puertorriqueño por lo que, a su función informativa, se añadió su valor formativo.

La tercera categoría son los textos escritos por extranjeros no españoles desde el siglo 16 al 19. Incluye Crónicas Europeas,  Cartas y Relaciones y Memorias e Informes, redactadas al servicio del Imperio Español o de sus competidores: Reino de Francia, Reino de Holanda o Gran Bretaña. Hay también una diversidad de obras de autores italianos, irlandeses, daneses, alemanes, cubanos y estadounidenses. Su finalidad era informativa y en muchas ocasiones trataban de llamar la atención sobre el potencial del territorio por lo que se constituían en una crítica a la administración colonial española. Algunos incluso, hacían propuestas sobre cómo explotar eficazmente al país. La impresión que deja este conjunto de textos es que el Reino de España no aprovechaba a Puerto Rico y que su pobreza se podía explicar sobre la base de ese argumento. Informal al historiador sobre la intimidad de la geopolítica y las relaciones diplomáticas de su tiempo y cómo ello apoyada y alimentaba un discurso cultural antiespañol. Es la parte menos conocida de la Historiografía Puertorriqueña, aunque varios proyectos para su revisión han madurado desde 1990 al presente.

Página siguiente »

Theme: Rubric. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.463 seguidores